Zamir Villaverde pierde credibilidad porque no presenta pruebas

Villaverde contra Villaverde. La Fiscalía sostiene que el empresario es clave en la investigación al mandatario Pedro Castillo en el caso Puente Tarata III; sin embargo, ha dicho a los medios que en esa licitación no existieron irregularidades y que los empresarios actuaron correctamente.

Desde que abandonó el penal de Ancón I como resultado de un acuerdo de colaboración eficaz, Zamir Villaverde García se ha presentado en varios medios de comunicación para afirmar que no había cometido delitos, sino “errores”. Sin embargo, según la norma referida a la colaboración eficaz, el solicitante debe admitir que fue autor de ilícitos penales para acceder al beneficio de la excarcelación, reducción o conmutación de pena. Si Zamir Villaverde no acepta ser autor de delitos en el caso Puente Tarata III, ¿cómo es que las autoridades le concedieron la colaboración eficaz?

“De repente cometí un error y de ese error estoy arrepentido”
“Tú no eres un analfabeto funcional como el presidente. Tú sabes claramente la diferencia entre un error y un delito”, le hizo ver el entrevistador.

“Sí”, aceptó Villaverde.

“Sabes lo que implica sobornar a una persona”, le dijo.

“Sí, claro”, admitió.

“¿Tú sobornaste al presidente?”, le insistió el entrevistador.

“Digamos que no tanto yo. Fue a través de terceras personas, porque si no estaría diciendo algo que no es real”, contestó Zamir Villaverde García.

Entonces tenemos que Villaverde, quien asegura contar con evidencias que comprometen directamente al presidente Pedro Castillo, sostiene que no le abonó ningún pago al jefe del Estado.

Esta versión coincide con lo que aclaró su abogado, Julio Rodríguez, quien precisó que Zamir Villaverde no cuenta con grabaciones de entrevistas con el presidente Castillo porque no tuvo contacto con él.

No obstante, Villaverde asegura que el mandatario Pedro Castillo pretendería eliminarlo para que no entregue pruebas de los pagos de sobornos al Ministerio Público.

También es contradictorio que Villaverde afirme que en la licitación del Puente Tarata III no existió corrupción. Pero él mismo grabó un audio en el que acredita que le entregó “cien grandes” al exministro de Transportes y Comunicaciones Juan Silva, a nombre de la empresa española Tableros y Puentes S.A. (Tapusa), que formó parte del consorcio que se benefició con la adjudicación de la obra. De hecho, después de la difusión del contenido del audio, el exministro Juan Silva se dio a la fuga.