Arequipa: hallan rastros de sangre en casa donde turista Natacha estuvo antes de desaparecer

Tras 5 meses. Peritos de la División de Homicidios confirmaron que prueba de luminol dio positivo. Natacha de Crombrugghe asistió a una fiesta realizada en ese inmueble de Cabanaconde.

El misterio por la desaparición en Arequipa de la turista belga Natacha de Crombrugghe crece a cada momento. Ayer, agentes de la División de Homicidios de Lima y un representante del Ministerio Público allanaron la vivienda donde la noche del 23 de enero la joven extranjera participó en una fiesta, en el distrito de Cabanaconde. Desde entonces, no se sabe nada de ella.

Un equipo de expertos en escena de crimen, biólogos y un antropólogo realizaron las diligencias que incluyeron pruebas de luminol y excavación.

Así, a la hipótesis de que se habría extraviado en su caminata por el valle del Colca, se suma ahora las sospechas de que la turista pudo haber sido asesinada.

La prueba de luminol que fue realizada con el objetivo de hallar rastros de sangre dio positivo. Sin embargo, no se encontró ningún cadáver o restos óseos.

Inspección en 3 lugares

Esta inspección permitiría elaborar un informe criminalístico certero. Y es que el luminol es un químico que detecta manchas de sangre invisibles para la vista humana.

Los agentes no dieron detalles en qué lugar de la casa se detectaron estas manchas, las cuales, sin embargo, deberán ser analizadas en contraste para descartar o confirmar si se trata de la persona que ahora es buscada. Es decir, no se ha determinado aún si las muestras hemáticas corresponden o no a Natacha.

Desde que se denunció su desaparición no se había ingresado a ese inmueble. Por la tarde, los agentes de la División de Homicidios se dirigieron al hotel La Estancia, donde estuvo hospedada, y luego al cementerio.

Búsqueda infructuosa
Hasta ahora poco trascendió sobre lo investigado. Como se recuerda, Natacha desapareció desde el 24 de enero, tras salir del hotel donde estaba hospedada.

Tras conocerse el hecho, sus padres arribaron al Perú para conocer el estado de su búsqueda; incluso, ofrecieron una recompensa de 15 mil soles para quien brinde información.

Por coincidencia, el peruano Kevin Ramos también desapareció el 24 de enero. Las autoridades presumen que este cayó en el río Colca desde el puente Chacapi. Sus familiares intentaron ubicarlo, pero no obtuvieron rastros de su cuerpo.

Hasta el momento, la búsqueda ha sido infructuosa. La investigación policial y peritos de Lima y Arequipa se maneja con mucha reserva.